Cómo Mejorar Mi Aliento Bucal

Cómo Mejorar Mi Aliento Bucal

Cómo Mejorar Mi Aliento Bucal

La mayoría de las causas del mal aliento, también conocido como halitosis, provienen de la boca como resultado de los alimentos que consumes o de las bacterias que viven allí.

Nuestras bocas están llenas de bacterias, tanto buenas como malas. A medida que las bacterias descomponen este alimento, liberan gases malolientes.

En algunas personas, las condiciones de salud y los malos hábitos de higiene también pueden causar mal aliento, lo que puedes mejorar con un cuidado dental regular y adecuado. Consulta a tu dentista o médico si el mal aliento parece persistir incluso después de una higiene adecuada.

El mal aliento puede ser causado por una disminución del flujo de saliva. La saliva juega un papel importante en la digestión y ayuda a eliminar las partículas que causan mal olor en la boca.

El mal aliento cuando te despiertas se considera normal. Esto sucede porque la saliva que lava regularmente los alimentos y los olores en descomposición durante el día disminuye por la noche mientras duermes.

Tu boca se seca y las células muertas se adhieren a tu lengua y dentro de tu mejilla.

¿Qué hacer para Mejorar el Mal Aliento?

La buena higiene bucal es la clave para un aliento fresco. El tratamiento principal del mal aliento proviene de la boca.

  • Cepilla y usa hilo dental dos veces al día, todos los días.
  • Usa enjuague bucal con frecuencia.
  • Mantente hidratado, la boca seca puede exacerbar el mal aliento.
  • Chupa caramelos sin azúcar para mantener la boca húmeda.
  • No fumes ni mastiques tabaco.
  • Visita a tu dentista cada 6 meses.
  • Habla con tu médico o dentista si tu mal aliento no mejora.

Te dejaré a más detalle como debes seguir estos pasos para mejorar el mal olor de tu boca.

1. Cepillarte los Dientes dos veces al día

Cepíllate los dientes al menos dos veces al día. Debes pasar al menos dos minutos cepillándote para asegurarte de llegar a esos lugares de difícil acceso. Presta especial atención a las áreas donde el diente llega a la encía.

Los cepillos de dientes eléctricos son más efectivos que los cepillos de dientes manuales para eliminar la placa bacteriana.

El mejor momento para cepillarse los dientes generalmente es justo después de comer para reducir los niveles de bacterias que causan caries y mal aliento. Sin embargo, los alimentos y las bebidas que son ácidas, especialmente las bebidas gaseosas y los jugos de frutas, y el café en particular, pueden suavizar el esmalte y cepillarte demasiado pronto después de consumirlo puede dañar el esmalte.

En este caso, es mejor esperar 30 minutos antes de cepillar para permitir que el esmalte se endurezca nuevamente.

2. Utiliza Hilo Dental

¿Usas hilo dental todos los días? Probablemente escuches esa pregunta en el dentista.

Nunca es tarde para empezar. El hilo dental se realiza mejor después del cepillado; dos veces al día es mejor, pero una vez al día es mejor que ninguno. Se puede usar hilo dental o cepillos interdentales.

El objetivo es limpiar las áreas donde el cepillo no puede alcanzar y despejar los espacios entre los dientes.

La estimulación de las encías también es buena para las encías. Si no estás seguro de cómo hacerlo, pídele a tu dentista o higienista dental que te muestre la mejor manera.

>> Conoce el Método Que Me Ayudó a Ponerle Fin al Mal Aliento. Click Aquí <<

Qué hacer para Mejorar el Mal Aliento

3. Realiza un Raspado de Lengua

Suena doloroso, pero no lo es. Esto se hace usando un raspador de lengua o un cepillo de dientes suave. Debes colocarlo lo más atrás posible en la lengua y raspar hacia adelante para eliminar cualquier recubrimiento. Es mejor hacerlo una vez al día después de cepillarte y usar hilo dental.

También podrías considerar usar un enjuague bucal como Cepacol o Listerine después de cepillarte, usar hilo dental y rasparte la lengua.

Un enjuague bucal ayuda a matar bacterias o neutralizar cualquier químico que cause mal aliento.

4. Mantén la boca húmeda bebiendo mucha agua

Beber muchos líquidos, particularmente agua, ayuda a mantener el flujo de saliva. Un poco de agua después de comer puede aflojar las partículas de comida. La goma de mascar sin azúcar después de cada comida también puede ayudar a aumentar el flujo de saliva y evitar la formación de placa, además de mantener el aliento fresco.

Los sustitutos de saliva artificial también se pueden usar en personas propensas a una boca seca persistente si se considera necesario.

5. Fíjate bien que alimentos ingieres

Varios alimentos son conocidos por agregar aromas extra no deseados al aliento.

El ajo, la cebolla, el pescado, el café y los alimentos picantes son algunos de los culpables más comunes.

Pero afortunadamente, el mal aliento de estos alimentos suele ser temporal y un rápido cepillado de los dientes y un remolino de enjuague bucal generalmente aliviarán el mal olor.

Los alimentos que han demostrado ayudar a mejorar el olor de tu aliento incluyen manzanas, hierbas frescas, jengibre, verduras, melones, canela y té verde. Masticar semillas de hinojo no solo aumenta el flujo de saliva sino que también ayuda a neutralizar los olores desagradables y ayuda a la digestión.

También son naturalmente antibacterianos.

 

Presta Atención!

Si Quieres Eliminar de Raíz el Mal Aliento, te cuento que hay un Programa Avanzado para lograrlo en pocos días… Y es el mismo que yo utilicé para combatir la Halitosis y Recuperar mi vida social. Te invito a leer mi experiencia Personal en el enlace debajo.

 

>> Conoce el Método Que Me Ayudó a Ponerle Fin al Mal Aliento. Click Aquí <<

 

Si te gustó este artículo no olvides compartirlo!